Inaugurado en 1960 ha visto pasar los años sin perder el encanto.

Los Jueves podemos disfrutar dando un paseo por el mercadillo que se instala e inunda las calles adyacentes, sobretodo porque acaba uniéndose con la Miranda, una de las calles comerciales más importantes de la ciudad.