El museo Agbar se situa en los edificios mordenistas de la Central Cornellá. La planta se inauguró el 1909 para extraer agua del acuífero del Baix Llobregat.

Hoy en día sigue en funcionamiento conviviendo la instalacion hidraulica de vapor original con las bombas de impulsión modernas, así que el museo es a la vez una industria en funcionamiento.