Es una plaza que no tiene columpios ni juegos para niños, ni siquiera arena o bancos, pero tiene algo especial, es el lugar escogido para los aficionados al canto de los pajaros de la zona para reunirse.